0

La ruta toledana del Lazarillo (I): Almorox

Publicado por el .

“Acaeció que llegando a un lugar al que llaman Almorox, al tiempo que recogían las uvas…”. Así arranca el recorrido de Lázaro de Tormes por territorio toledano. Allí, en Almorox –último pueblo de la provincia camino de Ávila- el pícaro y su amo recibieron un racimo de uvas como limosna. Existe un dicho que asegura que “en Almorox parten el higo para dos”. Y eso es lo que hicieron los dos personajes literarios a su paso por el pueblo, pero con un racimo de uvas.

Viviendo de Toledo, lo primero de interés que se encuentra el visitante es la Iglesia de San Cristóbal, de estilo gótico-mudéjar. La calle del templo, que en sus orígenes fue una mezquita, desemboca en la plaza de la Constitución, donde el Ayuntamiento, construido en 1799 con la típica arcada, y la Picota (rollo de justicia de mediados del siglo XVI)  dominan las vistas. Subiendo por la cuesta del Convento se llega hasta el Cerro de la Ermita, enclave donde fue construida la Ermita de la Virgen de la Piedad, de 1639.

Como curiosidad, el nombre completo de este pintoresco pueblo toledano, en cuyos alrededores pueden visitarse restos de una calzada y un puente romano, es La muy leal y fiel villa de Almorox, nombre que le pusieron los reyes Alfonso VIII y Fernando V por la valentía y solidaridad de sus habitantes.

almorox-iglesia

Te puede interesar

Escribe un comentario