0

Visita a Toledo para bloggers gracias a Nomaders

Publicado por el .

El pasado 26 de marzo tuvimos la oportunidad de asistir a un nuevo evento de Nomaders. Anteriormente han organizado otros dos eventos similares; uno en Madrid – al que también pudimos asistir – y otro en Valencia al cuál por problemas de agenda tuvimos que asentarnos.

Para esta tercera jornada los chicos de Nomaders escogieron la ciudad de Toledo; sin duda una gran elección ya que estamos ante una de las ciudades con más encanto e historia de España.

TOLEDO NOCHE 2

El hotel donde nos ospedamos fue el Beatriz Toledo; un gran hotel situado a penas 2 km de la ciudad dirección Ávila. Es un hotel 4 estrellas totalmente recomendable sobre todo si quieres evitar las estrechas calles del centro y dedicarte a conocer la ciudad tranquilamente.

Aunque la jornada no comenzó hasta las 16:45 en la plaza de Zocodover, nosotros decidimos ir algo antes para poder comer en la taberna Alfileritos 24, un lugar con mucho encanto y donde podrás disfrutar de la sensación de una sabrosa comida dentro de una cueva. Una vez terminada la parte gastronómica nos dirigimos a la Plaza donde ya estaban todos los integrantes del grupo que ibamos a disfrutar de la ciudad.

La primera parada fue en el Teatro de Rojas. Allí pudimos ver con total libertad todos los rincones del antiguo teatro, desde el propio escenario hasta un mecanismo de madera que está debajo del suelo y que permite transformar el teatro en un recinto diafano tal y como eran los teatros antiguos castellanos.

Una vez terminada la visita al teatro nos fuimos al Convento de Santo Domingo El Real, convento de monjas que en sus buenos tiempos contó con más de 100 personas y en el que ahora apenas hay 16 personas viviendo.

Allí las monjas nos enseñaron todo el recinto, los jardines internos y pudimos comprar el famoso mazapán de Toledo. Justamente este convento tiene el honor de ser el primer mazapán hecho en la ciudad, así que por algo será 🙂

Y de allí nos fuimos a comer algo. El lugar seleccionado fue la Taberna el Botero donde pudimos disfrutar de un gran maridaje de vinos de la tierra combinados con una serie de canapes al cuál más original y delicioso. Tuvimos Gin & tonic comestible con trufa negra, mazapan de foie y tomate, deconstrucción de mejillón y bizcocho de chocolate con mango. Para terminar un gin-tonic de violeta que estaba para morirse pero que desgraciadamente nos tuvimos que tomar muy rápido ya que llegabamos con retraso a la siguiente cita.

Para terminar los chicos de la Orden del Toledo Oculto nos organizaron una visita guiada en la que pudimos descubrir la parte más oculta y mágica de la ciudad. Basandose en la historia de los templarios nos relataron una serie de leyendas relacionadas con la ciudad y sus gentes. Sin duda una forma muy distinta y recomendable de conocer Toledo.

¡Y para terminar que mejor que una cena! El restaurante elegido fue el Come y cañas donde nos esperaba un menú cortesía de Nomaders. La cena estuvo realmente bien y si no llega a ser porque todos estabamos realmente rotos seguro que alguno se habría animado un poco a continuar con la noche y descubrir la fiesta de Toledo. Otra vez será 😉

Gracias a todo el equipo de Nomaders por esta forma original y efectiva de promocionar el turismo por España. ¡Gran trabajo!

Te puede interesar

0 comentarios

Escribe un comentario